Pregunte a sus médicos: ¿Es la cirugía de pérdida de peso una buena opción para mí?

La cirugía de pérdida de peso se refiere a un grupo de operaciones médicas que incluyen la extirpación de partes del tracto digestivo, la derivación del estómago, la reorganización del flujo de alimentos a través del tracto digestivo (estómago) y el estrechamiento o ensanchamiento de partes del estómago y del tracto digestivo para ayudar a los pacientes a sentirse llenos después de comer. Las operaciones de pérdida de peso se realizan en personas con obesidad grave, con un IMC de 30 o más, o en personas con un IMC de 27-29 y uno o más problemas de salud relacionados, como la diabetes. Además, generalmente deben combinarse con un estilo de vida más saludable y un fuerte compromiso con el ejercicio.

En otras palabras, para los pacientes que no han podido perder peso con los programas tradicionales de dieta y ejercicio, la cirugía de pérdida de peso puede ser una solución eficaz y a largo plazo. La cirugía de pérdida de peso suele recomendarse a los pacientes con riesgos para la salud debidos a una obesidad grave y un IMC de 30 o más.

Este artículo explicará quién puede beneficiarse de la cirugía de pérdida de peso, qué pasos hay que dar antes y después de la intervención y cuáles son los beneficios de este tratamiento.

La mayoría de las cirugías bariátricas que se realizan hoy en día son mínimamente invasivas, ya que se realizan por laparoscopia.

La cirugía laparoscópica (también conocida como «cirugía del ojo de la cerradura» o «cirugía boudin») es una técnica quirúrgica moderna que permite al cirujano y a su equipo realizar toda la intervención a través de unas pocas y pequeñas incisiones (normalmente de 0,5 a 1,5 cm de diámetro) utilizando un laparoscopio (un largo cable de fibra óptica insertado en un tubo en forma de aguja). En la mayoría de las intervenciones bariátricas se realizan de 2 a 4 incisiones laparoscópicas.

Las principales ventajas de la cirugía laparoscópica para los pacientes son que el tiempo de recuperación es mucho más corto y el riesgo de dolor y hemorragia tras la intervención es mucho menor.

Hay muchos tipos de cirugía bariátrica, con ligeras diferencias en la técnica y las innovaciones disponibles según el cirujano y el país en el que se realice el procedimiento. A continuación se describen los principales tipos de cirugía bariátrica. Cada procedimiento puede adaptarse a las necesidades específicas del paciente y a sus diferentes objetivos de pérdida de peso.

 

  • La banda gástrica («Adjustable Gastric Banding») es una cirugía bariátrica que funciona limitando únicamente la cantidad de alimentos ingeridos. )
  • Balón gástrico (Tras ser introducido en el estómago, se infla una bolsa gástrica con 400-700 cc de agua salina. Se trata de un método de pérdida de peso temporal que se utiliza por vía endoscópica para las personas que no consiguen perder peso con la dieta y el ejercicio o que no quieren someterse a una intervención quirúrgica, así como para los pacientes con alto riesgo quirúrgico).
  • Manga gástrica / Gastrectomía en manga
  • Bypass gástrico

 

Entrevistamos a nuestros médicos y les preguntamos quién era el mejor candidato para la cirugía de pérdida de peso;

 

Los pacientes que cumplen los siguientes factores suelen ser aptos para la cirugía de pérdida de peso:

 

  • El IMC (índice metabólico) del paciente es superior a 40, o tiene más de 100 kg de sobrepeso.
  • El paciente tiene un IMC de 30-35 y al menos dos comorbilidades relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2 (T2DM), la hipertensión, la apnea del sueño y otros trastornos respiratorios. La enfermedad del hígado graso no alcohólico, la artrosis, las anomalías lipídicas, los trastornos gastrointestinales o las enfermedades cardíacas son también ejemplos.

 

¿Qué aconsejarían los médicos de Global Medical Care a los pacientes antes de su operación?

 

Aconsejamos a nuestros pacientes que pierdan peso antes de la cirugía por dos razones:

  1.  Los pacientes que pierden peso antes de la cirugía tienen más probabilidades de perder aún más peso después de la misma.
  2. Los pacientes que pierden peso antes de la cirugía tienen un menor riesgo de complicaciones durante la misma.

 

Los pacientes que pierden el 5% de su peso corporal antes de la operación tienen un tiempo de operación 36 minutos más corto que los que no lo hacen. En otras palabras, un peso menor facilita la operación al cirujano. Un menor tiempo de operación significa un menor riesgo de complicaciones. Se descubrió que la pérdida de peso preoperatoria y las tasas de complicaciones en pacientes con bypass gástrico y gastrectomía en manga estaban directamente relacionadas; cuanto más peso perdían los pacientes antes de la cirugía de bypass gástrico, menos probabilidades tenían de sufrir complicaciones.

La cirugía de pérdida de peso es el comienzo de una nueva vida; la operación es sólo el principio de un nuevo estilo de vida que se recomienda encarecidamente al paciente que adopte. Los malos hábitos de vida y de alimentación tardan en cambiar, y la cirugía de pérdida de peso no será eficaz a largo plazo si los pacientes no empiezan a adoptar un estilo de vida más saludable por su cuenta. 

 

¿Qué pasaría si el paciente no se comprometiera con los requisitos de su dieta o estilo de vida saludable?

¿Podría un médico obtener la certificación si no estuviera cualificado para tratar a los pacientes? ¿Intentaría un piloto de carreras competir en la Fórmula 1 si no supiera conducir? O, más sencillamente, ¿intentaría un atleta ganar las Olimpiadas si no hubiera entrenado durante meses y trabajado duro?

¡Claro que no! Lo mismo ocurre con los pacientes de cirugía bariátrica: nunca deben someterse a una operación si no se han preparado a fondo, tanto física como psicológicamente. Los pacientes deben adoptar un estilo de vida saludable junto con la cirugía.

Lo mismo ocurre después de la operación: si los pacientes vuelven a sus antiguos hábitos después de la operación, por ejemplo consumiendo más calorías, no sólo se arriesgan a recuperar el peso perdido, sino que aumenta el riesgo de recaída de sus problemas de salud relacionados con la obesidad.

Cuanto antes empiecen los pacientes a prepararse para la cirugía bariátrica, más probable será que se sientan cómodos con su nuevo estilo de vida para perder peso y mejorar su salud a largo plazo.

Pregunte a sus médicos: ¿Es la cirugía de pérdida de peso una buena opción para mí? + gm care

Después de la operación ;

Los pacientes recibirán un plan que deberán seguir en las semanas siguientes a la operación, que incluirá recomendaciones sobre nutrición y ejercicio. Al principio, estas recomendaciones pueden incluir una dieta líquida y zumos de frutas, lo cual es esencial en las primeras etapas. Más adelante, la dieta puede incluir alimentos blandos o en forma de puré y luego alimentos más regulares. Es extremadamente difícil mantenerse adecuadamente hidratado durante los primeros meses de recuperación. La mayoría de los cirujanos recomiendan que los pacientes beban mucho líquido cada día para evitar la deshidratación, el estreñimiento y los cálculos renales. Los pacientes también tendrán que obtener suficientes vitaminas y nutrientes a través de suplementos diarios, un hábito de por vida, incluyendo multivitaminas, vitamina D, calcio, hierro y vitamina B12.

Los cambios en el estilo de vida son necesarios para mejorar la calidad de vida postoperatoria. Los alimentos ricos en proteínas son esenciales: se aconseja a los pacientes que consuman entre 60 y 100 g de proteínas al día, en función de su estado de salud, el tipo de operación y el nivel de actividad. Aconsejamos a los pacientes que limiten la ingesta de hidratos de carbono, especialmente los alimentos con almidón (pan, pasta, galletas y cereales refinados con azúcar) y los alimentos dulces (galletas, pasteles, caramelos u otros dulces). Limitar los hidratos de carbono a 50 gramos o menos al día ayuda a evitar el hambre de rebote, que puede provocar un aumento de peso.

 

Beneficios de la cirugía bariátrica

Las ventajas de estas operaciones superan con creces los inconvenientes;

La diabetes de tipo 2 puede desaparecer por completo en muchas personas que se han sometido a una cirugía de pérdida de peso, o mejorar significativamente en otras. Las investigaciones sugieren que la cirugía de pérdida de peso puede ayudar a las personas gravemente obesas a vivir más tiempo. Esto se debe a que existe un menor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, un ataque al corazón, ciertos tipos de cáncer y enfermedades hepáticas que no están asociadas al alcohol.

Según un estudio, las personas que se han sometido a una cirugía bariátrica también tienen menos probabilidades de desarrollar hipertensión arterial en el futuro que las que se han sometido a tratamientos convencionales para perder peso.

¿Quiere saber más sobre la cirugía bariátrica? ¿No está seguro de qué país le ofrecerá el mejor tratamiento de pérdida de peso, el mejor hospital y los médicos certificados más experimentados? ¿O está preparado para dar el siguiente paso y averiguar si es apto para el tratamiento de reducción de estómago? Incluso si sólo busca información sobre reseñas de hospitales acreditados, clínicas de confianza o costes… Póngase en contacto con nosotros ahora y uno de nuestros asesores médicos se pondrá en contacto con usted para ayudarle a empezar. Trabajarán con usted para encontrar opciones de tratamiento de alta calidad y asequibles basadas en los criterios que son importantes para usted.

Sachverständigengutachten anfordern
Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.
Open chat
Hello 👋
Can we help you?